miércoles, 25 de septiembre de 2013

¡Unidad! para impedir la privatización de PEMEX: Obrador

Por Roberto Escamilla Pérez
 
El pasado 22 de septiembre, a convocatoria de Andrés Manuel López Obrador, centenares de organizaciones políticas y de todo tipo, todas ellas progresistas, y miles y miles de personas, se reunieron en la ciudad de México para manifestar su descontento en contra de las Reformas Estructurales neoliberales en general, pero en particular en contra de la privatización de la industria petrolera y del incremento de impuestos.
Así, en un masivo mitin realizado después de que distintos contingentes recorrieran varias calles del centro de la ciudad de México, se definió un plan de acción en defensa de Petróleos Mexicanos (PEMEX), mismo que es importante difundir entre todo el pueblo mexicano.
 
Los aspectos esenciales del plan de acción
 
En primer lugar, se aprobó hacer un llamado al gobierno de Peña Nieto, en base a la fuerza de las movilizaciones y a la voluntad de millones de mexicanos expresada en sus firmas, a que consulte al pueblo antes de aprobar la contrarreforma energética.
En segundo lugar se destacó la importancia de fortalecer en cantidad y calidad las movilizaciones y las acciones del pueblo mexicano. Para ello, entre otros compromisos que los asistentes y simpatizantes con el movimiento adquirieron, se estableció el de que cada uno de ellos invitará a 10 mexicanos más a firmar un documento a favor de una consulta popular para definir el futuro de PEMEX.
En tercer término se acordó que dependiendo de la respuesta de Peña Nieto, el 6 de octubre próximo, en un mitin masivo en el Zócalo de la ciudad de México, se decidirán las acciones y pasos a seguir en defensa de la industria petrolera nacionalizada.
Y por último, lo más importante: López Obrador llamó al fortalecimiento de la unidad de todas las fuerzas progresistas y democráticas del país, incluyendo a organizaciones políticas, artísticas, profesionales, culturales, etc., partidos políticos, sindicatos, campesinos, trabajadores, estudiantes, empresarios mexicanos y personalidades e intelectuales en lo individual, con una dirección “horizontal”, como Obrador la llamó, sin protagonismos de ninguna clase y haciendo a un lado intereses mezquinos particulares.
 
La importancia de la unidad de las fuerzas progresistas
 
La historia nos enseña que solamente la unidad del pueblo mexicano lo ha llevado a obtener enormes victorias, aún por la vía pacífica y aparentemente imposibles de lograr. Ejemplos en México y en el mundo sobran, pero mencionaré solamente dos.
¿Cómo se logró la expulsión de Plutarco Elías Calles cuando se opuso a las medidas revolucionarias del Presidente Lázaro Cárdenas? Con la unidad del pueblo.
La clase trabajadora, guiada en ese momento por Vicente Lombardo Toledano, y todo el pueblo mexicano, se movilizó a lo largo de toda la República Mexicana, y en una gran manifestación en el Zócalo, exigieron la expulsión de quien pretendía ser el eterno poder tras el trono y expresaron su pleno apoyo a Cárdenas.
Días después, el 10 de abril de 1936, Calles, completamente derrotado, salió expulsado de México por orden del Presidente Cárdenas. Salió en pijama pues ni tiempo le dieron de vestirse.
¿Cómo se consiguió la expropiación petrolera el 18 de marzo de 1938? Otra vez uno de los protagonistas principales fue Vicente Lombardo Toledano, quien dirigió a los trabajadores petroleros en su lucha por sus derechos hasta convertirla en una lucha por la nacionalización del petróleo, y Cárdenas pudo decretar la expropiación petrolera.
El Zócalo fue nuevamente el centro de la batalla. ¿Quién no recuerda las masivas manifestaciones en apoyo a Cárdenas y a la expropiación petrolera que ahí se realizaron? ¿Quién no ha visto las emotivas imágenes de gente del pueblo llevando desde sus bienes más preciados hasta sus gallinas para pagarles a las compañías petroleras extranjeras una injusta indemnización para poder ejecutar la expropiación? Sólo con la unidad del pueblo mexicano fue posible lograrlo.
Así, aunque hoy las circunstancias son distintas porque tenemos un gobierno reaccionario y neoliberal, no uno revolucionario como el de Cárdenas, la estrategia y táctica de la unidad de las fuerzas democráticas y progresistas sigue siendo la única que puede llevarnos a la victoria.
 
En la unidad, todos somos importantes
 
Todos somos importantes en esta lucha, desde el más humilde trabajador mexicano, hasta el más destacado científico, artista, intelectual o empresario mexicano, porque además todos hemos sido afectados por la política neoliberal que se aplica en nuestro país desde hace más de 30 años.
El plan propuesto por López Obrador en defensa de la industria petrolera no será perfecto, pero es lo mejor que tenemos, y todos los que amamos a nuestra patria, los que deseamos lo mejor para nuestro pueblo y para las futuras generaciones de mexicanos, debemos apoyarlo con todo nuestro esfuerzo, de acuerdo a nuestras posibilidades y cada uno desde nuestra respectiva trinchera.
 
Los revolucionarios estamos condenados a la victoria
 
"Los revolucionarios estamos condenados a la victoria", dijo el maestro Vicente Lombardo Toledano, quien fuera genial teórico y dirigente de la clase obrera mexicana, latinoamericana y mundial.
Los revolucionarios mexicanos, desde los que lucharon por nuestra independencia respecto a España, como Hidalgo y Morelos, hasta los que lograron la expropiación petrolera, pasando por Benito Juárez y después por Villa, Zapata y los Flores Magón, sufrieron derrotas, pero ganarán la batalla final a través de nosotros si somos sus dignos herederos: yo aseguro que sí.
Correo electrónico: a_babor@hotmail.com