viernes, 25 de octubre de 2013

Campesino muere afuera del Hospital General de Sonora al esperar atención médica.



Enlace para ver la entrevista original completa:

https://www.facebook.com/photo.php?v=3538695322542&set=vb.209428235768912&type=2&theater



Esta es la única libertad de la que "gozamos" quienes vivimos en un sistema capitalista: ¡LA LIBERTAD DE MORIRNOS DE HAMBRE!

Pero qué curioso: cuando algo "malo" pasaba en los países socialistas ya desaparecidos, o cuando algo ocurre en Cuba, de inmediato se le echa la culpa al SOCIALISMO, AL SISTEMA O A FIDEL, pero cuando algo terrible como esto sucede en un país CAPITALISTA como México, se culpa al ciudadano común y corriente, al reportero, a la enfermera, al médico, al director del hospital o a las instituciones de Seguridad Social, NO AL PRESIDENTE, MUCHO MENOS AL SISTEMA CAPITALISTA, cuando ÉSTE ES EL VERDADERO RESPONSABLE.

¡Así que o cambiamos este sistema por otro donde no exista la explotación del hombre por el hombre, DONDE LAS RIQUEZAS SE REPARTAN DE MANERA MÁS EQUITATIVA ENTRE LOS SERES HUMANOS, o estas cosas terribles continuarán sucediendo aunque nos acusemos unos a otros, nos demos golpes de pecho o recurramos a la frase tan trillada, masoquista, irreal e ilógica, pero muy útil para el sistema, de que los culpables somos los ciudadanos, y de que cada uno debe hacer conciencia y cambiar¡

En el sistema CAPITALISTA se nos inculcan valores contrarios al humanismo y a la solidaridad a través de los medios masivos de propaganda y de comunicación, y la pobreza, la miseria, la ignorancia y demás agresiones de las que somos víctimas, constituyen el caldo de cultivo perfecto para que dichos valores predominen entre la sociedad, y desde que nacemos estamos expuestos a todo ello casi sin darnos cuenta, culpándonos unos a los otros de las desgracias que este sistema genera.

Es cierto, como individuos tenemos cierta responsabilidad, debemos tratar de ser mejores seres humanos y superar la mentalidad que nos quiere imponer el sistema, además de que se debe castigar al verdadero delincuente, al corrupto, al negligente y todo acto inhumano, pero la verdadera solución está en transformar de manera radical esta sociedad por otra mejor, más humana, más justa, más democrática, en la que todos tengamos las mismas oportunidades de superación, y en eso sí todo el pueblo trabajador mexicano puede y debe participar: ésta sí es NUESTRA RESPONSABILIDAD.
OJO: Este mexicano no sólo muere por negligencia médica, fallece por hambre y por problemas de la columna que no se pudo atender porque su patrón no lo inscribió al Seguro Social: él mismo lo señala y explica a su manera en esta entrevista.